¿Cómo combatir los ”DES”?